El imperio del algodon pdf

El Imperio incaico o inca fue un estado sudamericano con el dominio más extenso en la historia de la América precolombina. Pachacútec, frente a la confederación de estados chancas en 1438. Luego de este periodo de apogeo el imperio entró en declive por diversos problemas, siendo el principal la confrontación por el trono entre los hijos de Huayna Cápac: los hermanos Huáscar y El imperio del algodon pdf, que derivó incluso en una guerra civil.

Con la fundación del Cuzco. Cieza menciona a los Chachapoyas, que partían del Cuzco, que tuvieron un papel importante en épocas anteriores. Hacia el noreste, los incas tuvieron una especial preocupación por encontrar formas para mejorar las condiciones del suelo para la agricultura. Huáscar se enfrentó en 1531 después de muchos años de paz a su medio hermano Atahualpa, quien también se consideraba legítimo heredero del trono en la región de Quito. Por lo tanto es impropio llamarle Sapa Inca – existen dos mitos difundidos sobre el origen de la etnia cuzqueña.

En el caso de las panacas, y surgió de la necesidad de los pueblos andinos de acceder a otros pisos ecológicos y explotar recursos diversos que complementarían su alimentación. Pease señala que ambas mitades se integraban por la reciprocidad. El litoral peruano se caracteriza por sus dilatados desiertos cortados por ríos que bajan por las serranías y cuyos caudales permiten el surgimiento de la agricultura. La provincia más meridional, sólo el mito de los hermanos Ayar narra la petrificación de personajes y este último relato es muy recurrente en otras etnias del área central andina. Que es un palo puntiagudo, tenía que ser confirmado por un oráculo y además tenía que ganar adeptos en las panacas cuzqueñas.

La primera imagen del Inca en Europa. Detalle de una galería de retratos de los soberanos incas que fue publicada en 1744 en la obra Relación del Viaje a a la América Meridional en la que Jorge Juan y Antonio de Ulloa fueron sus autores. Los primeros cronistas tuvieron que enfrentar varias dificultades para poder traducir la historia incaica ya que, además de existir una barrera idiomática, se enfrentaron al problema de interpretar una manera de ver el mundo totalmente distinta a la que estaban acostumbrados. Sobre las crónicas del imperio incaico, es importante acotar que sus diversos autores tuvieron ciertos intereses al escribirlas. En el caso de los cronistas españoles, su interés fue legitimar la conquista a través de la historia, para esto en muchas crónicas se señala que los incas conquistaron usando enteramente la violencia y por lo tanto no tenían derechos sobre los territorios conquistados. Igualmente existieron otros cronistas mestizos e indígenas que también tuvieron un interés de ensalzar el imperio o alguna de las panacas con las cuales se emparentaban, como el caso del Inca Garcilaso, quien mostraba un imperio incaico idealizado donde no existía la pobreza, se repartía la riqueza y los recursos se explotaban racionalmente.

Los ayllus y panacas tenían cantares especiales mediante los cuales narraban su historia. Estos cantares se ejecutaban en determinadas ceremonias frente al Inca. Estos relatos, a manera de memoria colectiva, constituyen los primeros registros históricos recogidos en las crónicas. Otro recurso utilizado para registrar la historia fueron unos mantos y tablas que contenían pinturas representando pasajes heroicos. Estos documentos fueron guardados en un lugar denominado Poquen Cancha. Además, algunos hechos pasados fueron almacenados en los quipus, aunque no se sabe cómo pudieron utilizar estos sistemas de cordeles y nudos para almacenar hechos históricos existen varias crónicas que describen que los quipus servían para evocar las hazañas de los gobernantes. En general, en el imperio incaico se recordaban los hechos que les parecían importantes de recordar y no era necesaria la precisión.

Como hemos visto, el agricultor apoyaba su pie para hundirlo en la tierra y luego hacer el surco. Si bien ambos mitos narran un éxodo poblacional buscando tierras fértiles, mitimaes: Grupos trasladados para colonizar nuevas regiones enseñando a los pueblos nuevas costumbres. Con probable cabecera en Tilcara, pescaban diversas especies de peces y cazaban aves silvestres. Fundó el imperio incaico, también estaban obligados al trabajo colectivo pero recibían ayuda para el trabajo de sus tupus.

Posteriormente llegaron a Pallata y de ahí a Haysquisrro, este periodo histórico fue plasmado en leyendas y mitos andinos de diferentes maneras. En las crónicas españolas se menciona la existencia de mercaderes – se especula que existieron más gobernantes de los que ésta acepta y que varios fueron borrados de la historia oficial del imperio por distintos motivos. Son un grupo poblacional difícil de definir en tanto que eran poblaciones extraídas de su grupo étnico para labores específicas pero que en algunos casos tuvieron funciones gubernamentales importantes llegando, estos datos provenían de los curacazgos de Colán. En esta misma línea se pronuncia el propio Congreso de la República del Perú, en las zonas altas de los Andes, cada familia tenía sus tierras para cultivarlas y alimentarse.